¿Es mejor correr en la cinta o en la calle?

Los amantes del running suelen preguntarse, sobre todo los principiantes, ¿es mejor correr en la calle o en la máquina?, en realidad, ningún método es superior al otro, ambos proporcionan excelentes beneficios para nuestra salud. En cualquier caso, la decisión puede tomarse considerando las ventajas y desventajas de ambos métodos. En líneas generales, puede decirse que las desventajas de uno son las ventajas del otro.

El running al aire libre

Correr al aire libre aporta numerosos beneficios para la salud tanto física como mental. Si corremos por un parque que cuente con numerosas áreas verdes o por la montaña, podremos respirar aire puro favoreciendo nuestros pulmones. Nada comparado con esa sensación de bienestar y libertad que la naturaleza nos ofrece.

Los rayos solares tienen un efecto activador y la brisa en nuestro rostro proporciona frescura que resulta relajante. A todo ello se suman otras ventajas. Si es por un terreno natural por el que avanzamos nos vemos expuestos a diversidad de elementos que, en conjunto, evitan la monotonía y el aburrimiento. El mismo hecho de aspirar aire puro, absorber los primeros rayos de sol o los últimos del día y compartir con la naturaleza, significa vida en abundancia.

Lo mismo sucede al correr por la calle donde la experiencia es más variopinta y entretenida. Son muchas las variaciones halladas a lo largo del recorrido que sirven como distracción y aportan esa sensación de diversidad que combate la monotonía, motivándote a continuar con el ejercicio.  La falta de estimulación es algo que los seres humanos junto a algunos animales, toleramos muy mal. No nos agradan los espacios o situaciones que aporten pocos o ningún estímulo a nuestros sentidos. De hecho, nuestro cuerpo puede reaccionar muy mal a los entornos que nos estimulan deficientemente.

Por ello es que correr en una cinta puede resultar molesto. Ejercitarse en un salón cerrado de manera estática te priva de la estimulación variada experimentada cuando se corre al aire libre. En este caso, a medida que se avanza se observan los alrededores como cambian constantemente, estimulándote constantemente.

El running en la máquina

Practicar running en cinta también ofrece muchos beneficios, que además, compensan las desventajas que correr por la calle conlleva. Por ejemplo el tiempo, ya que para salir a correr por la calle se requiere buen tiempo. Si está lloviendo fuerte no hay oportunidad de cumplir con la rutina de ejercicios. En este sentido muchos optan por correr en la comodidad del hogar o en las instalaciones de un gimnasio.

Hay personas que aprovechan las ventajas de la cinta para compensar las limitaciones que el tiempo o la estación imponen, de modo que no interrumpen su rutina de ejercicio y su entrenamiento puede proseguir. Las estrategias que utilizan para seguir adelantes con sus objetivos deportivos son muchas. Si el tiempo lo permite, pero el calor del verano se convierte en un obstáculo para avanzar con el entrenamiento, sencillamente dividen este en dos partes, una parte la hacen temprano por la mañana o hacia el ocaso, aunque nunca entrada la noche. Aprovechan la temperatura del ambiente exterior tolerable. La rutina se completa efectuando la segunda parte en casa sobre la cinta cuando el calor puede resultar desgastante o cuando la oscuridad de la noche hace imposible seguir adelante.

El running sobre la cinta para correr es un método que ofrece ventajas sobre el running al aire libre. Primero, tiene un impacto mucho menor sobre las articulaciones disminuyendo las lesiones. Segundo, en la cinta se puede controlar la inclinación y la intensidad. Como desventaja señalaremos que puede resultar monótono y aburrido, debido a que, como comentamos anteriormente, no hay una variación constante en las fuentes de estimulación ambiental.

En consecuencia el interés se pierde y la actividad puede tornarse insoportable o aburrida. Sin embargo, para estos casos, la opción de usar aparato de sonido o mirar la tv está a la orden del día como instrumentos que aportarán la estimulación necesaria para seguir adelante con el entrenamiento sin que el aburrimiento y la monotonía sean un impedimento.

Además, muchos corredores se valen de otras estrategias cuando no tienen más opción que usar la cinta para continuar con su entrenamiento sin tener que interrumpirlo porque el mal tiempo así se los imponga. Crear una rutina de ejercicio valiéndose de las distintas funciones que la máquina ofrece puede ser una manera muy creativa y efectiva de lograr los objetivos deportivos. Se puede cambiar la velocidad de la cinta, el nivel de inclinación y usar el tiempo como criterio para elaborar una gran diversidad de arreglos que permitirán mejorar el desempeño, incrementar la resistencia del organismo, acostumbrarse a la máquina, recuperarse de lesiones, entre muchas otras ventajas.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.