Preguntas comunes sobre las cintas para correr

El running es una actividad que cada día gana más y más seguidores. Con el paso del tiempo, muchas más personas quieren ser partícipes de esta actividad que resulta sumamente benéfica para la salud tanto física como mental. A medida que crece el interés, los aficionados principiantes suelen descubrir que pueden escoger entre correr al aire libre o correr en la cinta, lo cual conlleva a muchas dudas sobre las ventajas y desventajas de uno y otro método. Nace entonces de una necesidad de querer esclarecer las dudas respecto de cuál de las dos prácticas es preferible.

Muchos usuarios suelen tener dudas en cuanto al funcionamiento de las cintas para correr. También en su uso y las cosas que pueden o no hacer con ella, sin mencionar sus diferencias con correr en asfalto, sobre tierra o arcilla. En este artículo, despejaremos algunos de esas dudas.

En cuanto al funcionamiento

  1. Precisión: las cintas no suelen ser muy precisas en cuanto al conteo de las calorías. Indican el número de calorías quemadas durante el tiempo en el que se usa la máquina, en lugar de calcular las calorías quemadas en el ejercicio.
  2. Dos lecturas de la distancia: muchas máquinas muestran dos opciones de lectura de la velocidad entre las que el usuario puede escoger: una en km/h (kilómetros por hora) y otra en min/km (minutos por kilómetros). La razón de ello es que los corredores menos experimentados suelen estár más familiarizados con el segundo que con el primero, ya que es la unidad de medida comúnmente usada a nivel general. Se utiliza por ejemplo en los automóviles para marcar la velocidad a la que el vehículo se desplaza. La unidad alternativa es mucho más conocida por los corredores más experimentados, quienes, además, la prefieren.
  3. Cintas de mayor calidad frente a las de menor: las cintas más costosas suelen estar diseñadas con materiales capaces de soportar el uso intensivo. Las piezas comúnmente utilizadas en la fabricación de las cintas para correr de mayor calidad son más resistentes, usualmente hechas de metal, por lo que resisten el esfuerzo al que son sometidas por los usuarios por mucho más tiempo que las máquinas de más baja calidad que se dañan con poco uso, especialmente si es intensivo.Además, los motores de los aparatos más costosos son capaces de soportar el uso prolongado, ya que las piezas con que están estructurados son más resistentes, su electrónica es de mejor calidad y su potencia mucho mayor, evitándose llevarla al máximo.

En cuanto al uso y diferencias con correr en asfalto

Correr en cinta frente a hacerlo en el exterior: pese a que correr en cinta pareciera más pesado y difícil que al aire libre, la verdad es que la cinta exige menos. El esfuerzo es menor al contar con una cinta giratoria, puesto que aligera el esfuerzo que se debe hacer mientras trotas, reduciendo la fricción y haciendo de la actividad algo más fluido. Cuando se corre al aire libre el viento es un factor que puede entorpecer el rendimiento porque ofrece resistencia mientras, exigiendo un esfuerzo adicional para vencer dicha resistencia generando agotamiento. En la cinta eso no es un problema. El terreno es también una ventaja de la cinta, ya que sobre ella contamos con un terreno regular libre de baches, relieves, pendientes, etc. que pudieran causar lesiones.

Entrenar para carreras en asfalto: las cintas pueden ser útiles para entrenar para este tipo de carreras, sin embargo, hay algunos cambios que deben introducirse frente al ejercicio cotidiano. Los corredores principiantes, por ejemplo, deben aumentar la inclinación al menos una o dos veces a la semana para mejorar su resistencia. Tanto los principiantes como aquellos más experimentados deben tener presente que es necesario poner en forma el propio cuerpo para que esté preparado para correr sobre el asfalto, ya que las cintas ofrecen un aterrizaje con mayor suavidad que el asfalto.

El calzado: puede usarse el mismo que utilizamos para correr al aire libre. En todo caso es importante tener presente que el calzado más ligero y con menor protección tambien puede emplearse en la cinta, ya que la superficie de rodadura de ésta es mucho más suave que la del asfalto, por lo que tu calzado no se deteriorará tan rápido.

Agresividad: las cintas de correr, en general, resultan menos agresivas que correr al aire libre, sobre todo, porque amortiguan el impacto en los miembros inferiores. Muchas cintas para correr incorporan sistemas de ajuste que compensan la resistencia que el usuario imparte. Estos amortiguadores llevan al mínimo el impacto de las zancadas sobre las articulaciones de tobillos y rodillas. Como el asfalto es un terreno mucho más duro, el impacto sobre las articulaciones de los miembros inferiores es intenso, aumentando la posibilidad de lesionarse.

Leave a Reply